Decamerón, de Giovanni Boccaccio.

Por Moisés Real, profesor de Lengua Castellana y Literatura. 

Libro: Decamerón

Autor: Giovanni Boccaccio

Época: Prerrenacimiento italiano (1351-1353)

Género: libro de cuentos cortos.

Argumento:

Giovanni Boccaccio nos presenta una novela formada por muchos cuentos cortos. Esta se convierte en un fresco de la sociedad del Norte de Italia a mediados del siglo XIV. Así, para empezar se retratan las diferentes clases sociales de manera clara y directa. De esta manera, el clero, la nobleza o las clases populares aparecen descritos con gran habilidad y realismo, con sus virtudes y sus defectos.

Por otro lado, el texto constituye una representación clara de la mentalidad de la época. De este modo, la rígida mentalidad medieval empieza a dar paso al aperturismo renacentista. Así, venimos de la idea de concebir la vida terrenal como un paso temporal lleno de sacrificios para llegar al cielo (precepto religioso de la vida como “valle de lágrimas”). Dicho modo de vida va siendo sustituido progresivamente por el deseo y el goce de los placeres mundanos como guía de comportamiento. Ello aparece claramente representado por la constante presencia en el texto del ocio, la gula o la lujuria, sin que el autor las considere negativas.

En consonancia con esto último está el evidente anticlericalismo del libro. Por consiguiente, el texto está constantemente realizando críticas a la Iglesia. Por ello, a la evidente presencia de ideas contrarias a las de esta institución se añaden los permanente ejemplos de frailes, sacerdotes o monjas que no cumplen las normas que predican. Así, muchos de ellos aparecen representados como glotones, avariciosos y con un deseo constante de tener relaciones amorosas fuera de las reglas que deberían cumplir.

En cuanto al estilo, es claro, sobrio, de frase ágil. Esto convierte la lectura del libro en sumamente agradable y rápida. Ello no quita que haya pasajes de cierta belleza, especialmente cuando se describen entornos naturales (presencia del tópico del locus amoenus). La adjetivación es también bastante sencilla, pero muy acertada a la hora de retratar lugares y el exterior e interior de los personajes.

En definitiva, por todos los motivos explicados, este clásico debe estar en nuestra particular “cola de lecturas”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s