Bachillerato

Por Antonio Murcia.

Departamento de Cultura Clásica.

Del francés «bachelier» y éste del latín «baccalaureatus», es decir, «laureado con bayas». En la antigua Roma se coronaba con laurel a los vencedores, tanto a generales que conseguían un gran triunfo militar, como a poetas que realizaban una obra magistral. El laurel era el árbol consagrado a Apolo, el dios de la luz y la creación artística.

En la Edad Media, a los que finalizaban los estudios se les coronaba también con laurel, pero con un laurel que conservara todavía sus bayas (“baccae”), para simbolizar que había cuajado el fruto del estudio. De ahí “baccalaureatus”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s